¡A plantar aromáticas!

¿Te gustó? Compartilo:

Refugiando animales

Una vez más Uma y Teo se convirtieron en protectores de animales. Los recuperaron del encierro de casa, los devolvieron a su supuesto hábitat, pero con abrigo, porque se venía la tormenta. Y se vino, en serio, con lo cual la mayoría volvió al encierro (y techo y calorcito) pero alguno que otro junto con dos bufandas mías, enfrentaron al intemperie, ya que los protectores hicieron su re-rescate muy rápido, atraídos por un nuevo juego.

¿Te gustó? Compartilo:

Visitas que valen la pena

¿Te gustó? Compartilo:

Siempre algo en flor…

Adoro el legado de la dueña anterior de casa, que dejó un jardín donde cada mes alguna planta, árbol o arbusto me sorprende año a año con su flor. Ahora son estas maravillosas camelias, eclosión de color.

¿Te gustó? Compartilo:

Agradecer, siempre

En enero de este año el monje benedictino David Steindl Rast, con 87 años vino a nuestra Patagonia para filmar un documental, que se llamará Semillas al viento, y el cual no dudo nos llenará de admiración y gracia.

Hoy les comparto este video maravilloso donde Brther David nos recuerda cómo el agradecimiento puede transformar de manera increíble nuestro día a día. A mí me llena de emoción y gracias.

¿Te gustó? Compartilo:

Otra manera de mirar las vacaciones de invierno

Les recomiendo este excelente artículo de Maritchu Seitún en La Nación para las semanas que está a la vuelta de la esquina…

Llegaron las vacaciones y podemos reflexionar sobre la forma en que nuestros chicos van a pasar estas dos semanas de descanso.

Una vez resuelto lo administrativo (quién los cuida, quién los lleva cuando los invitan, qué comen, etc.), aparece un segundo tema que crece año tras año: los chicos exigen programas todos los días y los padres cedemos ante esa presión, por varias razones: nos cuesta quedarnos en casa y entretenerlos o invitarlos a divertirse, vemos que pasan el tiempo entre la TV y la PC, no queremos verlos sufrir ni que se sientan “menos” que sus amigos?

No nos cuestionamos si lo que hacemos durante las vacaciones es razonable, y ni siquiera nos planteamos la posibilidad de ofrecerles vacaciones distintas, con pocas salidas y estar más en casa disfrutando los horarios flexibles, los tiempos relajados, cocinando una torta para el té, jugando al supermercado, armando collages o avioncitos de madera balsa, leyendo, charlando, yendo a la plaza o andando en bici. A todos nos cuesta quedarnos sin hacer nada. Olvidamos que existe el ocio y que el ocio es, o puede ser, creativo. Pero para eso hay que darles tiempo y oportunidad.

Los diarios, la tele, los amigos, la sociedad en general proponen dos semanas casi frenéticas y los chicos apenas se despiertan ya preguntan: “¿Hoy qué hacemos?”, “adónde vamos?”. Y las vacaciones de las madres empiezan el lunes, cuando se terminan las de invierno; algo parecido ocurre durante las clases, cuando a veces los padres preferimos la semana a ese fin de semana en el que no paramos de llevar, traer organizar, comprar…

Hace unos años, la epidemia de gripe A cambió el panorama, porque obligó a todos a quedarse en casa, a hacer pocos programas. ¿Qué pasó? Los chicos jugaron con sus hermanos (descubrieron que era posible y hasta divertido), invitaron a los amigos de a uno, inventaron cosas para entretenerse, hicieron programas al aire libre (la mayoría de las veces, gratuitos) y lo pasaron muy bien. Lo más impactante fue, por primera vez en años, escuchar a muchas madres decir: “¡Qué lástima que se acabaron las vacaciones!”, en lugar de “¡por fin se acabaron!”.

¿Cuál fue la diferencia? No se podían hacer muchas cosas y las madres no necesitaban decir “no me parece” o “no te dejo, aunque otros vayan”; todas decían “no se puede” y los chicos se conformaban. Las pautas eran claras. El resultado fue vacaciones tranquilas, verdadero descanso para todos, poco estrés? ¡y ganas de volver al colegio!

Qué bueno sería que los padres recordemos esa experiencia y que podamos, a la luz de esos resultados, animarnos a decir un poco más que no y acompañar a nuestros hijos a “aburrirse”, aunque sólo sea de a ratos, en estas próximas vacaciones; que tengamos un nuevo criterio (en realidad viejo, ya que las vacaciones de invierno de mi infancia transcurrían en la vereda de mi casa y no mucho más) que nos ayude a hacerlo sin miedo de que nuestros hijos dejen de querernos o queden irremediablemente aislados de su grupo de amigos.

Cuando las pautas son claras, los chicos las aceptan. ¡Y ahora sí! A planear estas vacaciones de forma que ni padres ni chicos necesitemos vacaciones de las vacaciones.

¿Te gustó? Compartilo:

Y en nuestra puerta queda algo de otoño

Hice una simple corona con hojas que junté y sequé. Super simple pero creo que celebra esa estación tan especial.

¿Te gustó? Compartilo:

¿Y qué estamos aportando al mundo?

Una hermosa ilustración de Maurice Sendak en el libro I´ll be You and You be Me, de Ruth Krauss, me deja reflexionando sobre qué les doy a los demás a través de mi trabajo…

 

¿Te gustó? Compartilo:

Escuela de perritos

Este tipo de juegos abundan en casa. Deliciosos. Los voy a extrañar cuando no estén más…

¿Te gustó? Compartilo:

Abrir la puerta a otros creadores

Me fascina el bordado, aunque lo tengo muy abandonada…confío en que volveremos a encontrarnos. Mientras, sigo admirando a quienes crean, como Adriana, objetos maravillosos con su propio sello a la hora de bordar. En Miga de pan podrán deleitarse con lo que logran sus manos.

me voy a España

Bosque Puff-Design Miga de Pan for Seletti

 

 

¿Te gustó? Compartilo:

Maternidad creativa

El Taller virtual “Maternidad creativa” es una oportunidad de remirar y reinventar muchas de tus formas de ser mamá, y convertir aquello que se presenta muchas veces en la cotidianidad como una presión, obligación, inquietud o demanda, en una oportunidad para conectarte más y mejor con vos misma, y con ellos, las personas más importantes de tu vida. El curso dura 6 semanas; en julio anunciaremos la fecha de inicio del próximo.

Para navegar una y otra vez

  • Karen Maezen Miller Cómo reconciliarse y gozar la cocina, el lavadero y el patio. Sí, hay quien puede. Y no son chinas sus ideas.
  • Los niños y la naturaleza Una red increíble sustentada en promover el amor de los niños a la naturaleza como forma genuina y sustentable de cuidarla. También tenemos una incipiente versión local en www.abramoslapuerta.blogspot.com
  • No más bloqueos creativos Peter Reynolds no nos deja excusas. Entrar aquí es volver al Edén: sus mágicas historias e ilustraciones ofrecen a los chicos y a los “grown up kids” herramientas poderosas para desplegar nuestra creatividad.
  • Soule Mama Un blog de una madre sana, divertida y creativa. Mi mejor amiga dice que debe tener una cuenta gorda en el banco y toda la ayuda doméstica del mundo. Puede ser, pero aún así yo no podría hacer 1/4 de lo que hace. ¡La admiro! Y envidio, mi almohada lo sabe

Quiero más sobre…

Archivo